Inicio > Publicaciones > 2001 > La música de Al-Andalus

La Música de Al-Andalus

La Música de Al-Andalus

 

Titulo: La música de Al-Andalus
Subtitulo: Nuba Gharibat Al-Husayn
Intérpretes: Ensemble Al-Ala de Marrakech
Edita: Junta de Andalucía. Consejería de Cultura
Dirección científica: Centro de Documentación Musical de Andalucía
Produce: Empresa Pública de Gestión de Programas Culturales
D.L. SE-1429-2001
1 discos compacto: digital ; 12 cm
Incluye folleto con biografía y estudio de su obra.
Grabación en vivo realizada en el refectorio de la Abadía de Royaumount el 4 de julio de 1999, en el marco del ciclo "Le Maroc et Al-Andalus" organizado por la Fondation Royaumont y el Institut du Monde Arabe.

 

La nuba es una estructura de larga duración. En líneas generales, se articula mediante un preludio instrumental -que recoge los diversos temas que aparecerán después en la nuba-, distintos fragmentos cantados e interludios instrumentales, junto a otro elemento de coherencia como el ritmo, que pasa paulatinamente de lento a prestísimo al final.

La tradicción hace remontar el orgien de la nuba a la figura de Ziryab. Aunque se hayan aprovechado e insertado poemas o fragmentos melódicos anteriores, la forma actual que se conserva en el Norte de África es fundamentalmente bajomedieval y del periodo nazarí. Abu 'Abd Allah Muhammad ibn al-Hasan al H' ik, que vivio en Tetuán, en el siglo XVIII, realizó una recopilación de nubas en 1799, conocida como Maymu 'at al-Haík. El musicólogo Mahmoud Guettat caracteriza a estas formas como típicamente del Magreb o del Mediterraneo occidental, con influencias de la música de Al-Andalus -en algunos lugares cobn elementos de la música beduina, beréber, turca, oriental y autóctonas.

Se denomina maluf (tradicional) en Libia, Tunez, y en la región de Costantina, san á (onra artística) en Argelia, y alat (instrumentos) o tarab (emoción) en Marruecos. Las serie de recopilaciones a lo largo de narrativas. En la Edad Media existía ka nuba oriental, diferenciada de la occidental, aunque el término nuba ha sido reemplazado por el wasla en el Próximo Oriente o fasil en Turquía.

La nuba marroquí creada con las aportaciones de Córdoba y al Qayrawan, de formación medieval, ha incorporado una serie de elementos autóctonos a lo largo de su historia. estructurada, básicamente, en una introducción de preludios vocales e instrumentales y cinco ciclos vocales en pregresión de lento a rápido, así como interludios instrumentales mentales.

En línes generales la nuba consta de las siguientes partes:

1) Parte introductoria, formada de preludios instrumentales y vocales: misaliyya, preludio instrumental; insad tab ` al-nagma, preludio vocal; bugya, preludios instrumental no mensurable.

2) Cuerpo de la nuba, articulado por una obertura: tusiya, en un principio instrumental a la que después se le adaptaron textos -con el fin nemotécnico de no olvidarlas-. La tusiya suele exponer los distintos temas que aparecerán a los largo de la nuba. A continuación, piezas instrumentales y vocales en una progresión rítima de lento a prestísimo, organizadas en cinco fases rítimas o ciclos vocales llamados: basit, qayim, wa-nisf, bitayhi, al-dray y quddam. Cada una contituye una unidad autónoma que a su vez consta de: tasdira, primer canto de movimiento lento: sa ' at muwassa 'a, unaserie de canciones de movimiento lento; al-qantara al-ula, primer canto en donde el movimiento comienza a ser ligeramente más rápido seguido de una serie de cantos del mismo movimiento: al-qan-tara al-taniya, canto acelerado sensiblemente o mazuz; insirafat, cantos de tiempo cada vez más rápido; y qulfm, canto final muy rápido. Distinguiendose las obras vocales fijas o san,a (obras artísticas, piezas elaboradas), realizadas generalmente de form a coral, de las cancionesm eb ocasiones improvisadas por el munsid (cantor principal o solista) llamadas baytayn y mawwal que se realizan de forma solitaria. Siendo frecuentes los interludios instrumentales, elaboados con temas de las melodías de la nuba de firna immprovisada, denominados: tawasi (plural de tusiya).

La tradición marroquí conserva once nubas principales y quince derivadas llamadas (según el orden del manuscrito de al-Ha'ik): I. Ramayal-Maya, II. Al-Isbahan. III. Al-Maya. IV. Rasd al Dayl. V. Al-Istihlal. VI. Al-Rasad. VII. Garibat al_Husayn. VIII. Al-Hiyaz al-Kabir. IX. Al-Hiyaz al Masriqi. X. 'Iraq al-`Ayam. XI. Al- `Ussaq.

Ademáa, existen en el Magreb otras nubas populares y religiosas que suelen  tomar el niombre de Wali ( o santón) al que están dedicadas. Igualmente los judios del Norte de äfrica conservan un repertorio sw nubas sde origen andalusí.

Nuba Garibat ak-HUsayn

Esta nuba es la nḿero VII. Según el manuescrito de al-Haík la hora ideal para interpretarla era al crepúsculo, a diferencia de otras que se interpretaban a distintas horas del día.

Combina los tab`(mdos) Garibat al-Husayn (fundamental en do y escala natural), Garibat al_Muharrara (fundamental en re) y Sika (fundamental en mi).

Los instrumentos utilizados son el rabab, cordófono de la familia de las vielas, con dos cuerdas afinadas por quintas; el ud ruba `i, laúd marroquí de cuatro cuerdas dobles, afinadas por quintas enlazadas; kamanya (vioíln); qanun, cítara de forma trapezoidal; tar (pandereta) y darbuka , tambor en forma de copa.

Ensemble Al-Al (Marrakech)

Se trata de una de las agrupaciones que mejor han conservado la música tradicional de al-Andalus. El maestro de Mohammed Azeddune ha sudi ek mítico MOulay Abdellah El Wazzanu. El grupo cuenta con dos grandes cantantes solistas Moulay Abddelrani Kettani y Abdelmajid El Ferrane. saus intrepretaciones de la música pprofana, como en este caso, las combinan con el repertorio religioso, alcanzando gran calidad y profundidad emocional y estética.

Reynaldo Fernandez Manzano

 

 

Adquisiciones: tiendas culturales de Andalucía

01.- "¡Ah!, si alguien me aliviara" 26:16 - Audio
02.- "Di a mi amor" 15:14 - Audio
03.- "Eres más hermosa" 33:31 - Audio
04.- "Yo soy la mirada del que sostiene mi razón" 22:00 - Audio