Inicio > Publicaciones > 1995 > Alabança de Tañedores

Alabança de Tañedores

Alabança de Tañedores

 

Titulo: Alabança de Tañedores: organistas en Andalucía (1550-1626).
Autor: Obras de Bermudo, Palero, Peraza, Lacerna y Correa.
Intérprete: Andrés Cea, órgano.  
Edita: Junta de Andalucía. Consejería de Cultura
Dirección científica: Centro de Documentación Musical de Andalucía
Produce: Empresa Pública de Gestión de Programas Culturales
D.L. SE-1056-1995
1 discos compacto: digital ; 12 cm
Incluye folleto con biografía y estudio de su obra.

 

 

 

 

LA RECUPERACIÓN DE UNA OBRA MAESTRA

Un año después de conmemorar el segundo centenario del nacimiento de Gaetano Donizetti (1797-1848), y cuando se cum­plía el 150º aniversario de la muerte del compositor, el Teatro de la Maestranza de Sevilla abrió en octu­bre su temporada lírica 1998-1999 con cuatro repre­sentaciones de la olvidada ópera de Gaetano Donizetti Alahor in Granata, un acontecimiento his­tórico por cuanto supone su reestreno mundial en el presente siglo. Después de la primera representa­ción de Alahor in Granata en el Teatro Carolino de Palermo el 7 de enero de 1826, y tras su reposición de 1830 en la propia capital palermitana, el título quedó relegado prácticamente a las páginas del olvido. Ciento setenta y dos años habían transcurri­do desde su primera representación y, como ocurrió con otras muchas óperas del autor, escasas noticias había sobre la suerte que corrió esta bellísima crea­ción donizettiana. La circunstancia de que la parti­tura no fuera editada en su época y el hecho de que el propio Donizetti trasvasara algunos pasajes musi­cales de Alahor in Granata a otros títulos posteriores de su producción inducen a pensar que escasa o nula atención debió prestarle en vida a su juvenil partitu­ra. Un acontecimiento lírico, insisto, verdadera­mente histórico, que queda recogido en la presente grabación gracias a la iniciativa del Centro de Docu­mentación Musical de Andalucía, que la ofrece a toda la colonia donizettiana mundial dentro de la colección "Documentos Sonoros del Patrimonio Musical de Andalucía".

Para encuadrar correctamente en la época el estudio de Alahor in Granata hay que recordar que en la producción artística, literaria y lírica de los grandes creadores románticos la temática hispana ejerció siempre una irresistible seducción. España, por su exotismo, por la imagen folklórica que pro­yectaba hacia el exterior y, sobre todo, por su rico pasado histórico (particularmente su Edad Media y su Siglo de Oro) fue objeto de tratamiento temático preferente en la novela, el drama, el libro de viajes, la pintura, el grabado y, naturalmente, también en la creación lírica de autores italianos, franceses, britá­nicos y alemanes que acudieron una y otra vez al tema como fuente inagotable de inspiración. Para el hombre europeo de la época y para la nueva sensi­bilidad estética, la imagen romántica de España, ampliamente difundida por viajeros y artistas de otras nacionalidades, era un marco demasiado atrac­tivo como para no merecer la atención de libretistas y compositores de la época. Por su condición de último reducto musulmán en suelo europeo (España era, en cierta forma, Oriente en Occidente), nuestra tierra era el escenario en el que confluían tres ingre­dientes temáticos en los que de forma recurrente se inspiraron los grandes compositores líricos románticos: lo exótico, lo medieval y lo islámico-oriental. Esa devoción que los literatos profesaron por el "historicismo", ese afán por dirigir la mirada al pasa­do (Victor Hugo, Walter Scott, Friedrich von Schiller, Lord Byron, el Duque de Rivas, Antonio García Gutiérrez, etc.), también se manifestó lógi­camente en compositores y libretistas, que encon­traron en España el marco soñado para ambientar el argumento de sus obras.

Donizetti, naturalmente, no fue una excepción dentro la corriente de inspiración descrita. Nada menos que once óperas de su extenso catálogo líri­co se centran en el tema español, distribuidas a lo largo de todos sus años de creación: Zoraida di Gra­nata (1822), La Zingara (1822), Chiara e Serafina (1822), Alahor in Granata (1826), Elvida (1826), Sancia di Castiglia (1832), Il furioso all'isola di S. Domingo (1833), La Favorite (1840), Maria Padilla (1841), Dom Sébastien, roi de Portugal (1843) y la inconclusa Le duc d’Albe, completada esta última por su alumno Matteo Salví y estrenada con carácter póstumo en 1882. A lo dicho podría agregarse su proyecto de 1842 de escribir una ópera con libreto de Salvatore Cammarano sobre el drama Ruy Blas de Victor Hugo, también de argumento español; pero un compromiso con Viena abortó la iniciativa. Curiosamente, también Verdi tuvo problemas con la misma fuente literaria. La ópera que Verdi pro­yectó componer con el título de Ruy Blas para el Teatro Imperial de San Petesburgo, por lo impro­pio del tema para la corte de los Zares (un criado que, haciéndose pasar por noble, logra conquistar el corazón de la Reina de España), terminó siendo sus­tituida por La Forza del Destino, inspirada en el cono­cido drama del cordobés Duque de Rivas. Resulta interesante la coincidencia de proyectos abortados entre los dos compositores. Esta seducción españo­la, como ocurrirá también con Verdi, será una cons­tante en toda la producción donizettiana. La mayoría de los títulos citados tienen alguna relación con el tema medieval y "morisco", incluyendo sus obras maestras de madurez La Favorita y María Padilla, dos historias paralelas de triángulos amorosos protagonizadas por dos monarcas castellanos, Alfonso XI y su hijo Pedro I "El Cruel", ambientadas en el siglo XIV en el Alcázar de Sevilla, la vieja residencia de los reyes almohades.

Pero por su condición de último reducto islá­mico en suelo español, el reino nazarí granadino era el escenario en el que confluían más específica­mente los tres ingredientes temáticos ya citados. Resulta obligado recordar incluso que esta fasci­nación por el exotismo granadino y "alhambrista" no sólo se manifestó en Donizetti, con tres óperas ambientadas en Granada, Zoraida di Granata, Alahor in Granata y la ya citada Elvida (típica obra de frontera ambientada en "una piazza forte nel Regno di Granata", necesariamente antes de 1492), sino también en otros grandes compositores pre­rrománticos o ya plenamentemente inmersos en este movimiento estético y creador. Son los casos de Giuseppe Nicolini (Abenamet e Zoraide, Milán 1806, con libreto de Luigo Romanelli), el gran Luigi Cherubini (Les Abencérages, París 1813, sobre libreto de Etienne de Jouy), nada menos que Giacomo Meyerbeer (L'Esule di Granata, Milán 1822, con la colaboración del prestigioso libretista Felice Romani), el alemán Conradin Kreutzer (Das Nachtlager in Granada, Viena 1834), o los españoles Baltasar Saldoni (Boabdil, último rey moro de Granada, Madrid 1844), Emilio Arrieta (La Conquista de Granada, Madrid 1850) y Felipe Pedrell (El Ultimo Abencerraje, escrita originalmente en ita­liano, con dos versiones fechadas respectivamente en 1869 Y 1874).

Hoy nadie discute que Zoraida di Granata, estrenada en el Teatro di Torre Argentina de Roma el 28 de enero de 1822, es el precedente más claro de Alahor in Granata, y que tuvo un sig­nificado muy especial en la vida de Donizetti, ya que la clamorosa acogida que le dispensó el público y el prestigio de este coliseo lírico abrie­ron para siempre las puertas de la fama al joven compositor. Zoraida marca un antes y un des­pués en la definitiva consagración del autor. La ópera, con libreto de Bartolomeo Merelli para la versión original de 1822 (más tarde reelaborado por Jacopo Ferretti para la nueva versión de 1824), se desarrolla en dos actos y ofrece un tras­fondo argumental común con los títulos ya cita­dos de Nicolini y Cherubini, ya que las tres se inspiran, más o menos literalmente, en la misma fuente: la novela histórica del francés Jean-Pierre Claris de Florian titulada Gonzalve de Cordoue, ou Grenade reconquise (Aviñón, 1793).

Con el precedente del éxito de Zoraida, nada tiene de extraño que, tras su fracasada presenta­ción en La Scala en el mismo año 1822 con otra ópera de argumento español, Biancha e Serafina, Donizetti insistiera de nuevo en el tema nazarí al estrenar su Alahor in Granata el de enero de 1826 en el Real Teatro Carolino de Palermo. La escri­bió Donizetti durante su año de estancia en la capital siciliana (marzo 1825-marzo 1826), periodo durante el cual desempeñó la dirección artística del teatro en sus múltiples funciones de "maestro di cappella, direttore della musica e compositore delle opere", cargo éste en el que sucedió a Natale Bertini y Giuseppe Mosca y precedió a Pietro Generali, cubriendo los cuatro la etapa de máxi­mo esplendor del teatro (1813-1828).



 

 

Adquisiciones: tiendas culturales de Andalucía

01.- Incertus Author: Oitavo modo 2:57 - Audio
02.- Incertus Author: Tento de 6º por gesolreut fazendo ut e fa no mesmo signo 3:06 - Audio
03.- Exemplo 0:40 - Audio
04.- Modo quarto 3:14 - Audio
05.- Octavo por elami 1:52 - Audio
06.- Ave maris stella 1:09 - Audio
07.- Estacio 6º tom 2:56 - Audio
08.- Obra de perasa 4:04 - Audio
09.- Veni redemptor quaesumus 2:00 - Audio
10.- Ave maris stella de Palero 1:43 - Audio
11.- Primer Kyrie de Iusquin glosado de Palero 1:36 - Audio
12.- Tercer Kyrie 2:54 - Audio
13.- Tiento del septimo tono sobre Cum Sancto Spiritu, de Iusquin, de Beata Virgine 3:16 - Audio
14.- Aspice Domine, a cinco, de Iaquet, glosado de Palero 7:15 - Audio
15.- Un verso de Morales glosado 0:50 - Audio
16.- Tiento del octavo tono 2:01 - Audio
17.- Tiento super Philomena, septimo tono 1:44 - Audio
18.- Si bona suscepimus, Verdelot, glosado de Palero 7:15 - Audio
19.- Quaeramus a quatro de Monto, glosado de Palero, con segunda parte 4:47 - Audio
20.- Passeavase el rey moro 0:57 - Audio
21.- Mira Nero de Tarpeya 1:15 - Audio
22.- Mors ma prive 2:20 - Audio
23.- Tiento de séptimo tono (nº VII) 6:03 - Audio
24.- Tiento de quarto tono (nº XV) 4:44 - Audio