Inicio > Exposición virtual de música mecánica > Instrumentos mecánicos grabadores y reproductores del sonido

Instrumentos mecánicos grabadores y reproductores del sonido

El gramófono mejora el registro y reproducción del sonido iniciado con el fonógrafo

 

Evolución del soporte

anuncio-odeon-alfonso-xii

A la izquierda tenemos un Anuncio de Odeon en Leipzig, La Esfera, marzo, 1914
- reprod. gráfica CDMA.
A la derecha tenemos a Alfonso XIII que graba un discurso con objeto de recaudar fondos para el aguinaldo del soldado, Blanco y Negro, 1924
- reprod. gráf. CDMA

Los primeros discos fueron fabricados para los gramófonos de juguete, empleados en la primera etapa de difusión, y tienen 12’5 cm. de diámetro. Alcanzada la duplicación industrial del soporte sonoro Berliner fabrica discos de ebonita, grabados en una cara, de 17,5 cm. de diámetro, de dos minutos de duración y de 70 revoluciones por minuto.

La investigación en torno al registro y reproducción del sonido, a los materiales y formas continúa, y Berliner y otras Compañías fonográficas introducen mejoras: las materias empleadas en la fabricación de los discos evolucionan; de la ebonita pasa a la vulcanita y finalmente se utiliza una composición a base de baquelita, pizarra, piedra caliza y otros componentes, empleada en la industria fonográfica hasta la llegada de los discos microsurcos de vinilo en 1948.

En la primera década del siglo XX se inicia la producción de discos grabados en las dos caras; las dimensiones pasan de 12,5 a 17,5 y 25 cm, posteriormente a 30 y 35 cm.; las revoluciones del disco varían de 74 a 82, hasta 90 rpm, aunque la más generalizada es de 78 rpm.; la duración pasa de 2 a 4 minutos, y se comercializan aparatos mecánicos para varias placas o discos. Los primeros tienen impresos en la zona central la marca, los datos de fabricación y los datos del registro. Posteriormente se fabrican con etiquetas de distintos colores según el contenido del registro; a partir de 1903 la Casa Víctor hace constar en el disco el número de matriz. La lectura se realiza de fuera adentro –método americano–, o de dentro afuera –método europeo–, utilizado fundamentalmente por Pathé.

El disco se impone al cilindro porque ofrece mejoras técnicas: aumenta la calidad del sonido; hace posible la producción a gran escala, y ofrece numerosas cualidades prácticas: resistencia, fácil manipulación y almacenaje. La industria del cilindro se mantiene hasta los años veinte, cilindros y discos coexisten en los primeros catálogos de ediciones fonográficas.

 

discos-berliner-pathe

A la izquierda un disco Berliner de 17,5 cm. grabado en una cara y texto inciso
CDMA 14598
En el centro un disco Pathé con texto inciso, grabado en ambas caras
CDMA 13415
A la derecha un disco de Pathé con etiqueta de papel
CDMA 13420

 

 

 

Página siguiente
Página anterior