El mairenismo

Autores/as

Palabras clave:

el mairenismo

Resumen

Antonio Cruz García, Antonio Mairena, nació el 5 de septiembre de 1909 en el pueblo sevillano de Mairena del Alcor, hijo del primer matrimonio del gitano herrero Rafael Cruz Vargas con Aurora García Heredia. Hermano, por tanto, de Águila, Juan, Rosario, María Josefa y Curro Mairena; hermano, por la parte paterna, de Ángeles y Manuel. Tenía familia en Brenes, Arahal, Paradas, Ecija... Sus antepasados venían de El Coronil... Antonio Mairena, amén de ser ese cantaor sobresaliente, nos ha legado, entre otras materias cantaoras, la más amplia obra seguiriyera y solearera de todos los tiempos, fue creador del ismo que va a caraceterizar la llamada etapa de la flamencología. Porque el mairenismo no es sólo una forma de interpretar el flamenco; es toda una teoría genealógica del cante y una concepción geográfica de su ámbito. En la figura insigne de Antonio Mairena, se conjugan dos vertientes igualmente sobresalientes: la de cantaor fuera de serie y la de ideólogo activista con grandes habilidades para el proselitismo. Es esta segunda en la que nos vamos a centrar. En los años sesenta y setenta florece, al calor de Antonio, una manera de inrerpretar el cante grave y solemne, en la cual el marchamo gitano-bajo-andaluz cobra especial valor. La labor flamenca de Mairena sirvió también, no se puede olvidar, para dignificar una profesión que empezó a ser más «lucrativa». En los festivales flamencos veraniegos de Andalucía, donde Mairena centró su actividad y a los que hizo prosperar sobremanera, los artistas pudieron ver aumentada su categoría como músicos y, en consecuencia, alcanzar la debida remuneración económica por su participación en ellos. Los festivales, en gran medida, acabarán con la iniciativa privada pues eran subvencionados por los ayuntamientos locales. Sustituirán a los bolos de las estrellas del ane sureño (los que ahora reverdecen tantos y tantos recuerdos en el "Cine de barrio" de una suburbial TVE). Gracias a los festivales mandan en el escenario cantes que habían quedado arrinconados por su escaso rirón popular. Consecuentemente también se arrinconan otras formas de sonar y de decir, que son también parte inherente del arte flamenco.

Descargas

Publicado

31-12-2004

Cómo citar

Gamboa, J. M. . (2004). El mairenismo. Música Oral Del Sur, (6), 105–117. Recuperado a partir de http://www.centrodedocumentacionmusicaldeandalucia.es/ojs/index.php/mos/article/view/95