Especular, disfrutar, conocer: máquinas musicales en Robert Fludd, Salomon de Caus y Athanasius Kircher

Autores/as

  • Alfredo Aracil

Palabras clave:

máquinas musicales, Robert Fludd, Salomon de Caus, Athanasius Kircher

Resumen

Llamamos normalmente máquinas musicales a los ingenios mecánicos capaces de sonar por sí mismos gracias a algún procedimiento automático. Pueden ser simples artificios mecánicos, o muñecos —normalmente zoomorfos o androides— que simulan tocar instrumentos musicales, o bien autómatas dotados de articulaciones y resortes que les permiten tocar realmente ellos mismos los instrumentos. Han existido en casi todas las culturas: su primera Edad de Oro coincide con el florecimiento de la Escuela de Alejandría, en los siglos inmediatamente anteriores al nacimiento de Cristo, pero su gran eclosión y desarrollo tendrá lugar en Europa a partir del siglo XVI hasta los primeros años del XX. Llamaré también, aquí, máquinas musicales a aquellas estructuras nemotécnicas o fantasías mecánicas que no van más allá del papel impreso, pero que desde él nos llegan como proyecto utópico o como metáfora de armonías más elevadas que las simplemente sonoras. Salvo contadas excepciones, estas máquinas —unas y otras- constituyen un interesante punto de encuentro, como la música misma, entre la ciencia y la fantasía, aparentemente tan separadas.

Descargas

Publicado

31-12-1999

Cómo citar

Aracil, A. (1999). Especular, disfrutar, conocer: máquinas musicales en Robert Fludd, Salomon de Caus y Athanasius Kircher. Música Oral Del Sur, (4), 69–83. Recuperado a partir de http://www.centrodedocumentacionmusicaldeandalucia.es/ojs/index.php/mos/article/view/67